lunes, 27 de julio de 2009

LUCAS PARRA BAUTISTA in memoriam

Once años no son tantos como para esquivar la memoria, para borrarlo de dentro. Así que aquí lo tengo conmigo, siguiéndome el paso.
Mientras el tiempo se desgrana y veo cómo mi reflejo se deforma y arruga cada mañana ante el azogue del espejo, mi hermano no envejece y se perpetúa joven en las fotos que mis padres conservan colgadas en su habitación, moviéndose alegremente por mi cabeza, lo que me hace preguntarme si no seré yo el que se está yendo poco a poco.
Siempre lo quise especialmente, y durante estos años se me había olvidado gritarlo. Hoy lo hago.
Te quiero hermano.

6 comentarios:

Óscar Santos Payán dijo...

ya te he dicho mil veces que deberías dedicarte a esto. un abrazo

Juan Manuel Gil dijo...

gritar estas cosas es puro bálsamo, amigo.

el gaviero dijo...

cantar para sobrevivir

pedro dijo...

h

pedro dijo...

hola hermanito bonitas palabras para el hermano que se nos fue de esta tierra pero no de nuestras mentes y de nusetros sueños

PEPE dijo...

Hola hermano, no sabía que merodeabas por aquí. ya casi no lo hago yo.
tu bien sabes lo mucho que os quiero a todos. A él lo extraño especialmente porque a vosotros os tengo muy cerca.